Blog Andres Nuñez

Reduzca costos y obtenga mejores resultados de aprendizaje con B-Learning

Las herramientas digitales han servido al desarrollo de diversos procesos a nivel mundial. Gracias a su evolución en el ámbito educativo, aquellas clases tradicionales en las que el alumno debía sentarse y atender al tablero, quedaron atrás. Modelos como el B-learning traen nuevos desafíos para las instituciones de educación. Conozca de qué se trata.

La formación en línea, mejor conocida como e-learning, aterrizó para facilitar la capacitación desde cualquier lugar, con menores exigencias en términos de recursos. Según información entregada por la Unesco, los formuladores de políticas educativas en América Latina han adoptado una postura común respecto al efecto multiplicador de las TIC.

Si bien, estas brindan a los estudiantes oportunidades de desarrollo económico, cultural y social, también les proporciona las competencias para desenvolverse en el nuevo mundo laboral. (Le interesa: ¿Qué buscan las empresas en un egresado? Este es el nuevo reto de las universidades).

Según datos del Ministerio de Educación, la demanda en educación virtual aumentó en un 500% entre el 2012 y el 2015, pasando de 12.000 estudiantes a 65.000. Adicionalmente, la oferta de programas en esta modalidad creció en un 300%, al pasar de 122 a más de 487, en todos los niveles formativos.

Las universidades están en un proceso constante de cambio, por ello, la necesidad de incluir nuevas prácticas y modelos acordes con los requerimientos de la sociedad de la información. El b-learningblended learning o aprendizaje combinado, aparece entonces en la escena educativa, extrayendo lo mejor del modelo tradicional e integrándolo con la enseñanza en línea.

Anteriormente, los entornos de aprendizaje presencial y virtual permanecían separados, dadas sus características particulares. Con el B-Learning el 70% del contenido se entrega en línea y el 30% restante de manera presencial.

Con técnicas como el B-Learning estará en la capacidad de dar el primer paso hacia la implementación del modelo virtual en su universidad. Los docentes podrán asumir un rol integral, desde el cual ejercerán como educadores presenciales y, con las herramientas adecuadas, como tutores virtuales.

Las ventajas del B-Learning para la Educación Superior

  • Reduce los costos de formación, relacionados con honorarios en cuerpo docente y adquisición de recursos materiales.
  • Desde el punto de vista académico, podrá socializar los contenidos de manera equitativa, entregar alternativas de aprendizaje por distintos medios, incrementar la interacción y obtener mejores resultados de aprendizaje.
  • Formará profesionales con la capacidad de desenvolverse en la sociedad de la información y la comunicación, al entregarles competencias duras y blandas.
  • Podrá aplicar técnicas como el aprendizaje basado en problemas, que le ayudarán a desarrollar el trabajo colaborativo y la cultura de la autoevaluación y retroalimentación de los procesos.

Esta estrategia elimina las barreras espacio-temporales y las limitaciones para aprender, haciendo de la educación un sistema más flexible y universal que, sin duda, su institución debería implementar.

cta convierta su institución en lider de la educación virtual

Andrés Núñez

Agregar comentario