Millennials y centennials, el nuevo reto para las universidades

Vivo feliz y orgulloso de mis sobrinos, dos de ellos millennials y otro centennial o nativo digital. Me sorprende su deseo de mejorar el mundo, su capacidad de aventura, de disfrutar el momento, su desapego a lo material. Las universidades tenemos una oportunidad única de transformación digital con estudiantes como mis sobrinos.

 

IMG_0021.jpg

 

Juan Camilo, el mayor, tiene 25 años y es literalmente un 'crack'. Siendo aún estudiante de la Universidad de la Sabana dirigió su primer documental y ganó un premio en el festival de cine de Villa de Leyva, en Colombia. Inmediatamente después creó su primer emprendimiento Rino Films, desde el cual dirigió a Nairo Quintana en uno de sus primeros comerciales para Movistar. Además, lanzó al estrellato a artistas como Ventino y Morat con sus videoclips. Hoy va por su tercer emprendimiento con CracsTV , empresa con la que pretende masificar y democratizar el acceso a videos de pequeños empresarios, para que así puedan contar la historia de sus productos y servicios. Un video de alta calidad en 24 horas por $250 dólares. ¡Bravo!. Adicionalmente logra sacar tiempo para correr un IronMan 70.3 con su tío.  

 

 tri.jpg

 

Ana María, de quien además soy su orgullo padrino, estudió Ingeniería Industrial e Ingeniería Ambiental en la Universidad de Los Andes y se graduó de las dos carreras en 5 años. Su mayor ilusión, como la de muchos millennials, es mejorar el mundo en el que vive, por eso estando en la universidad participó en varios proyectos sociales con la Fundación Las Manos, dándole clases de matemáticas a través de educación experiencial a niños de bajos recursos y participó en un concurso de la universidad para diseñar y construir un prototipo de vivienda de interés social sostenible.

 

Millennials_reto_de_las_universidades.jpeg

 

Nicolás, el menor de los tres, es centennial y ha desarrollado su propio estilo siguiendo el ejemplo de sus hermanos. Estudia Economía en la Universidad del Rosario y es un ciclista aficionado que madruga todas las mañanas, como preparación para conquistar las cumbres de las carreteras colombianas. También sueña con recorrer el mundo y quiere ser Director del Banco de la República para construir una política monetaria que disminuya la diferencia social.


Ellos hacen parte de las nuevas generaciones, que muchas veces han sido estigmatizadas y rotuladas como generaciones problemáticas, algo que no comparto. Son creativos, auténticos, no comen entero, están dispuestos al cambio, por lo tanto, se adaptan rápidamente a la velocidad de la era digital. Gracias a esto, tanto millennials como centennials significarían la renovación de las universidades si sabemos aprovechar sus habilidades naturales.

 

El reto es lograr su fidelidad, que realmente los atrapemos con propuestas innovadoras, que les mostremos un cambio real en nuestro modelo educativo, pues ellos analizan en menor tiempo que cualquiera, y retenerlos con promesas es algo imposible: la libertad y la búsqueda de la felicidad son otras de sus premisas.

 

En ese sentido, nuestra nueva generación de estudiantes será fiel si les brindamos:

  • Flexibilidad: El salón de clases puede llegar a ser como una cárcel para estas generaciones, y sentarse en filas uno detrás de otro no tiene ningún sentido para ellos. El aprendizaje debe darse de forma flexible, en múltiples escenarios y siguiendo diferentes metodologías. Por eso el éxito de la educación en línea, de las clases invertidas, de los pasillos como espacio de aprendizaje y del trabajo interdisciplinario con los estudiantes de esta generación. Es necesario experimentar y tomar riesgos pedagógicos. Así mismo, el plan de estudios no puede ser rígido ni impuesto, porque ellos saben hacia dónde van y quieren tener la oportunidad de influir y construir su hoja de ruta académica.
  • Tecnología: Estas generaciones no conocen el mundo sin Internet. Quienes nos sentábamos, pegados a un cable para hablar por teléfono, somos unos dinosaurios para ellos. Los teléfonos móviles que utilizan tienen más capacidad y velocidad que el mejor computador de mi época. Los centennials, por ejemplo, nacieron con la pantalla táctil, tienen en promedio 5 dispositivos electrónicos (celular, tablet, consola de juegos, portátil, prendas tecnológicas) y pasan en promedio 26 horas a la semana conectados a sus teléfonos, en contraposición a las 15 horas de sus predecesores millennials. Por eso debemos ofrecerles excelente conectividad, aplicaciones tecnológicas útiles, alternativas que privilegien lo visual y auditivo, que les permitan el trabajo multiáreas y mediante las cuales puedan continuar explorando la globalidad de la que son parte. 
  • La oportunidad de mejorar el mundo: Aunque muchos quisimos cambiar el mundo al llegar a nuestro primer trabajo, ellos saben que en algún lugar, alguien hará eco a sus sueños. Conocen perfectamente las historias de éxito de jóvenes como ellos, que con una idea han mejorado lo que tenemos. Saben que en minutos un post puede dar la vuelta al mundo; que si solicitan ayuda, en menos de 24 horas tendrán miles de recomendaciones, contactos y sugerencias que seguramente apoyarán su iniciativa. Si buscan referentes, aparecerán documentados con la rapidez de un clic, y, lo mejor, no tienen miedo a arriesgarse, a proponer, a decir, porque saben que lo que sueñan puede convertirse en una idea colectiva en poco tiempo.
  • Inmediatez: La estudiantes de la Generación Z, particularmente, tienen una capacidad de atención de 8 segundos, tres segundos menos que los millennials. Están acostumbrados a leer todo como si fuera su muro de Facebook: «¿Me sirve esta publicación? ¿No? », entonces continúo a la siguiente. Debemos por lo tanto ofrecerles contenido relevante, directo al punto, lo cual no significa que tengan poca profundidad, pues ellos tienen una capacidad de curar contenido (buscar, filtrar, analizar, comentar y recomendar) que envidiaría cualquier PhD.
  • Amor por el conocimiento y el crecimiento personal. El 89% considera un título universitario clave para su futuro y el 42% comienza a investigar y aprender habilidades de su futura profesión desde el colegio. Estas generaciones pueden aprender sobre cualquier tema en 30 días o menos, cuando tienen interés en ese tema particular y logran desarrollar habilidades en cualquier tema Vía Khan Academy, Youtube o cualquiera de las plataformas educativas.
  • Crecimiento y estabilidad financiera: La generación Z es menos soñadora que la Y. Según un estudio de Lincoln Financial Group, las tres prioridades para su futuro financiero son graduarse de la universidad, conseguir trabajo y ahorrar para el futuro. Por eso debemos ofrecerles claridad en los costos de matrícula, financiación y llenar sus expectativas sobre el retorno de inversión al estudiar una carrera universitaria.
  • Emprendimiento: El 62% de los estudiantes, pertenecientes a estas generaciones, desea crear una empresa y buscan formación que les permita lograrlo. Por eso están interesados en adquirir competencias transversales como diseño gráfico, desarrollo de apps, edición de vídeo, entre muchas otras que les permitan desarrollar sus propios negocios y ser dueños de su tiempo y de su vida.
  • Movilidad: Para estos jóvenes el mundo es pequeño. Quieren recorrerlo y conocerlo todo, ir a vivir y a tocar eso que ya han visto desde diferentes perspectivas, gracias a Internet. Por eso, las oportunidades de movilidad y de intercambio cultural con otras universidades tienen un atractivo especial para ellos.
  • Colaboración y co-creación: Ellos se mueven con Uber, viajan con Airbnb, comparten listas de música en Spotify, consiguen recursos para sus proyectos en Kickstarter y comparten sus pertenencias vía Mercado Libre. No están acostumbrados a comprar sino a alquilar, y tener carro o casa propia no es una prioridad porque su estructura de pensamiento y sus prioridades son diferentes, pero igualmente válidas. Debemos, por lo tanto, ofrecerles espacios de colaboración y co-creación que les permitan aprovechar al máximo los recursos ya existentes, interactuar y trabajar en equipo, actividades que les surgen de manera natural porque son generaciones tolerantes en esencia, que gracias a su oportunidad de conocer de primera mano maneras y formas diferentes de vivir y pensar, respetan al otro con sus particularidades.

 

¿Cuál es el reto?

Profesores, fundadores, consejeros, rectores y directivos universitarios, tenemos una oportunidad única de transformación digital si nos subimos a la ola de los millennials y centennials, si aprovechamos su energía renovadora, flexible, y que busca soluciones rápidas pero de fondo para mejorar el mundo. (Le interesa: La educación tradicional no va con los 'millennials', ¿qué hacer?).

Debemos entender y escuchar a nuestros jóvenes, adaptarnos a su visión del mundo y no intentar forzarlos a un modelo universitario con más de 1.000 años de existencia que fue creado para la era industrial y no para la era digital en la que ellos nacieron y en la cual se desarrolla el mundo actual.


Esto lo han entendido muy bien grandes rectores como Fernando Dávila del Politécnico Grancolombiano. Con solo revisar sus redes sociales (@FDavilaL) es posible observar que entiende a sus estudiantes y les habla en su lenguaje. Eso le permite crearles retos y estrategias fascinantes que los mantienen motivados como el programa #EmbajadoresPorLaExcelencia enfocado a promover la excelencia académica y reconocer el talento y compromiso de los estudiantes grancolombianos con promedios académicos sobresalientes.


Ahora, es tiempo de reflexionar: ¿Qué momentos WOW han vivido en sus universidades, en sus salones de clase con estos jóvenes? ¿Qué estrategias les han funcionado para encantar a su nueva generación de estudiantes?

Compartamos nuestras experiencias como una oportunidad para fortalecernos y actuar con rapidez, con el fin de cautivar a estas generaciones, hiperconectadas pero tolerantes, que tiene disposición para el trabajo en equipo y que buscan en la educación el contacto con el mundo real, que más allá de recordar cientos de datos, privilegie los elementos prácticos que les permitan ser libres y desarrollar su voz global.

 

CTA recursos tecnológicos para Educación Superior

Posts recientes

× CTA