Blog Andres Nuñez

La tasa de graduación en América Latina no supera el 20%

Si bien, para las instituciones de Educación Superior los retos del día a día están determinados por la calidad y la eficiencia, existen otros cuantos, ligados a las demandas actuales, que deben ser abordados y consolidados ¿Cuáles? Averígüelo a continuación.

América Latina, respecto a otras regiones del mundo, se enfrenta a distintos retos a nivel político, social y económico. Sin embargo; a nivel educativo son claros y es papel de las universidades ejecutar las acciones necesarias para consolidar su aporte al desarrollo sostenible.

El potencial sigue sin explotarse. Aunque la cobertura ha mostrado una mejora significativa, la tasa de graduación es baja debido a que nos enfrentamos a un problema de adecuación a las demandas del sector productivo.

Alrededor del 70% de los jóvenes latinoamericanos no están suficientemente calificados para acceder a empleos de calidad

Es claro que las universidades están haciendo un esfuerzo por conferir a los jóvenes las herramientas para integrarse mejor a la vida productiva, política y social de sus países. No obstante, son varios de ellos los que abandonan la enseñanza formal prematuramente, sin haber adquirido las competencias adecuadas.

¿Esto por qué sucede?

El mayor desafío, en términos de educación, continúa siendo cerrar las brechas de desigualdad, en especial, las relacionadas con el acceso a Educación Superior de calidad.

Según datos entregados por la OCDE, sólo el 56% de los estudiantes del quintil de ingresos más bajo cursan educación secundaria y, de ellos, solo el 9% prosigue con la terciaria.

En segundo lugar, resulta necesario transformar los patrones de consumo y producción de información. Nos encontramos en medio de un contexto permeado por una revolución a nivel tecnológico y científico, razón por la que entregar a los futuros profesionales las competencias para servir al sector privado, a través de las TIC, es fundamental. La región presenta un retraso en términos de estudiantes científicos.

Una media del 39% de los estudiantes universitarios en América Latina, se centra primordialmente en las ciencias sociales, empresariales y el Derecho.

Aunque Colombia es uno de los países que más programas de ingeniería ofrece, las empresas señalan la escasez de ingenieros, técnicos y trabajadores especializados. (Le interesa: ¿Por qué los ingenieros se están extinguiendo en el país?).

Relacionado con lo anterior, está el fortalecimiento de competencias. De acuerdo con la publicación Perspectivas económicas de América Latina 2017: Juventud, competencias y emprendimiento, presentado por la OCDE, la CEPAL y la CAF, los resultados de varios estudios hechos en la región subrayan la importancia de la comprensión del papel que tienen las competencias; de esta manera se mejorará el sistema de educación y se facilitará la transición de la academia al mundo laboral.

Solo el 30% de los jóvenes de 25 a 29 años fue a la universidad o a una escuela técnica o profesional

Por último, pese a su estigmatización, los cursos de capacitación técnicos y vocacionales se han convertido en una alternativa, además de un complemento, a la educación tradicional. De allí la importancia de procesos como la virtualización, la internacionalización y la acreditación para las universidades, ¿La razón? Tendrá un alto impacto en el mercado laboral y facilitará al estudiante la validación y continuidad con su proceso de formación. (Para leer después: ¿Está su institución acreditada? Conozca la importancia de dar este paso).

En conclusión, el aporte de la universidad latinoamericana tiene que darse por medio del desarrollo de nuevas tecnologías, la generación de conocimiento y la formación de profesionales y técnicos de elevada calificación, para así reducir la desigualdad.

cta convierta su institución en lider de la educación virtual

Andrés Núñez

Agregar comentario