Blog Andres Nuñez

Generar experiencias memorables para nuestros alumnos ya no será un problema con API

¿Qué es popular para mis estudiantes, en dónde invierten su tiempo, en qué se detienen y en dónde abandonan? xAPI tiene las respuestas.

El aprendizaje no es un proceso exclusivo del aula, de las instituciones, de las plataformas de e-learning, ni mucho menos de las bibliotecas. Siempre ha ocurrido en todos los contextos y de distintas maneras, solo que ahora lo notamos con más fuerza gracias al auge de las nuevas tecnologías, a la posibilidad que los entornos físicos y virtuales nos entregan.

Lo que sí puede decirse que es “exclusivo” de los entornos digitales es la posibilidad de democratizar el conocimiento, de sacarlo de esos entornos físicos, a los que pocos tienen acceso y llevarlo a sitios a través de los cuales puede ser consultado, tratado y difundido de manera abierta.

Sabemos que el e-learning no es una tendencia novedosa, de hecho, ya tuvo su época explosiva entre el 2003 y el 2005 con el surgimiento de MOODLE. De ahí en adelante llegaron los MOOC, los dispositivos móviles, el almacenamiento en la nube, la realidad virtual y la inteligencia artificial; todas aplicadas a contextos educativos para atender a las nuevas necesidades del proceso de enseñanza-aprendizaje.

Todos los que hemos tenido la oportunidad de estar en contacto directo con las tecnologías de aprendizaje, sabemos que al ritmo en que avanzó esta “diversificación”, también debían hacerlo los estándares. Aunque hoy hablamos de SCORM y HTLM, un nuevo término se está abriendo campo y es el xAPI.

¿X… qué? Aunque muchos relacionan el término, algunos otros no y si es usted apreciado lector es uno de ellos, no se preocupe. Vamos a desarrollar este tema paso a paso, como cuando hacíamos los laboratorios e íbamos capa por capa estudiando a la cebolla, hasta llegar al centro del asunto. Este tema por supuesto no será motivo de lágrimas, más bien cabe resaltar que a través de este estándar podrá generar aprendizaje de tipo social, mediante todas las herramientas existentes en la web. Sin más, comencemos.

API para nuevas experiencias

Aunque no es necesario que entendamos todos los detalles del código, si es importante entender las posibilidades que esta herramienta nos entrega y cómo encajan en el contexto educativo. xAPI, es una nueva especificación para e-learning que nos posibilita realizar el seguimiento del aprendizaje de nuestros alumnos, de su experiencia, desde una gran variedad de formatos y dispositivos.

No sólo hacer un seguimiento de las actividades, tareas o números alcanzados, sino más bien de las competencias, habilidades y logros, así podemos proponer acciones que contribuyan con el crecimiento personal y profesional de nuestras comunidades académicas.

Aprendizaje móvil, simulaciones, mundos virtuales, gamificación, actividades del mundo real, aprendizaje experimental, aprendizaje social, aprendizaje offline y aprendizaje colaborativo son solo algunas de las metodologías que se pueden reconocer y comunicar bien con xAPI.

¿Cómo funciona xAPI? ¿Eso con qué se come?

Tal como lo mencioné en mi blog sobre Aprendizaje Social, que puede consultar aquí: Aprendizaje social en un mundo 2.0., nuestro aprendizaje es resultado de la interacción con otras personas sin importar el contexto, pues independientemente de que se den en un café, en una conferencia, en un foro o en un comentario en Facebook, estamos extrayendo información de otros, socializando, retroalimentándonos y construyendo a partir de ello. Todos estos eventos se registran a través de un LRS o Learning Record Store.

El LRS es el corazón del xAPI y se encarga de recibir, almacenar y devolver datos sobre las experiencias de aprendizaje, logros y rendimiento. Ahí es en donde está la clave de todo. Aunque es similar al término LMS o Learning Management System, no deben confundirse, aunque sí pueden trabajar en conjunto para optimizar todo el proceso.

¿Cómo se registran estas actividades? A partir de la construcción de 3 conceptos: un sujeto, un verbo y un objeto. Por ejemplo, Andrés ingreso a un curso de IA o Carolina leyó Las 4S’s de la Content Curation y, aunque no nos detendremos en este aspecto, esta es la muestra de que es sencillo registrar el aprendizaje de un grupo de actividades tan amplio, como lo propone xAPI.

En pocas palabras, es uno de esos productos innovadores y revolucionarios que nos permiten hacer todo aquello que los expertos en EdTech se imaginaban y nos contaron durante años en sus conferencias, pero que no podíamos hacer realidad porque no teníamos las herramientas. Es tan parecido a cuando veíamos las primeras entregas de Star Wars y creíamos que toda esa tecnología que nos presentaban era propia de la ciencia ficción, pero 40 años después los hologramas, los androides, las prótesis robóticas y la realidad aumentada hacen parte de nuestra existencia.

Lo mismo está sucediendo con la educación ahora y prueba de ello es el crecimiento de la realidad virtual dentro de las tecnologías educativas. Su impacto es similar, e incluso superior, al que tuvo la llegada del Mobile Learning y todo esto dependerá, nada más y nada menos que de xAPI. (Le interesa: Mobile Learning, un reto latente para la Educación Superior).

Parece que xAPI lo logró

Aunque SCORM sigue reinando en el mundo de la formación online, xAPI está creciendo y abriéndose paso con fuerza, gracias a que sus ventajas son numerosas. Entre ellas podemos destacar:

  • El aprendizaje se produce en diferentes situaciones, momentos y ritmos, a través de diferentes dispositivos y tecnologías. xAPI permite registrar el resultado de múltiples experiencias de aprendizaje, tanto online como offline e incluso grabar datos de acciones realizadas a través de las redes sociales, juegos, simulaciones, etc.
  • Los datos se recolectan de una forma sencilla y se vuelcan a un LRS (Learning Record Store), que puede estar conectado o no a un LMS.
  • Le ofrece la posibilidad de acceder a los datos para organizarlos y analizarlos, según las situaciones y actividades.
  • Mientras que SCORM ofrece únicamente datos cuantitativos (tiempo, puntuación), xAPI permite dibujar un mapa del recorrido hecho por el estudiante para alcanzar el objetivo.
  • No hay una restricción entre los dominios, puede utilizar aplicaciones móviles y no requiere un navegador específico.
  • A través de xAPI puede promover el aprendizaje adaptativo, combinado, basado en proyectos y a largo plazo, todos fundamentales para la educación de las generaciones actuales.

Aunque parezca que son pocas las ventajas, en realidad a la hora de implementarlo la diferencia es clara y aunque xAPI aún no equipara el nivel de penetración de SCORM, la educación en línea está trabajando en este nuevo estándar y es momento de que lo considere para su universidad.

Está en sus inicios, sí, pero crecerá y se convertirá en el nuevo equivalente de Facebook, Apple o Uber para la educación superior. El aprendizaje informal y la adquisición de insignias digitales está en furor, especialmente entre la generación centennial y el xAPI será una herramienta poderosa para mitigar su temor: validar este aprendizaje y fortalecer las competencias que se dan fuera de los ambientes LMS. Es un reto, pero al tiempo una oportunidad de convertirnos en líderes de la transformación digital universitaria… Piénselo…

Andrés Núñez

Agregar comentario