Blog Andres Nuñez

Existe una estrategia para evitar la deserción universitaria, ¿sabe de qué se trata?

¿Cuántos estudiantes se han inscrito a un curso virtual y se han desmotivado porque resulta ser algo lejano a lo que imaginaban? Aunque la deserción no es un fenómeno distante de la educación presencial, los programas virtuales son los más propensos a presentar altos índices de abandono. ¿Cómo brindar el acompañamiento necesario?

El desarrollo de ambientes virtuales se confronta día a día a diversas debilidades estructurales y tecnológicas que, si bien avanzan de manera progresiva, no son la causa principal de abandono. En realidad, es la soledad durante la etapa lectiva la que se traduce en falta de motivación y, en el peor de los casos, deserción.

Ante el problema que enfrenta la Educación Superior en su modalidad virtual, actualmente, se ha presentado un desafío para las instituciones educativas: utilizar todas las herramientas disponibles para prevenir y evitar la deserción universitaria, ofreciendo acceso a información de calidad, mediante aplicaciones novedosas con las que el usuario pueda interactuar.

Teniendo claridad sobre este panorama, la mejor estrategia que puede llevarse a cabo para garantizar la permanencia estudiantil es el seguimiento y acompañamiento permanentes.

¿CÓMO HACERLO?

Los estudiantes manifiestan su inquietud por explorar nuevos entornos de aprendizaje y, lo más importante, aprovechar las nuevas tecnologías como medio de aprendizaje y comunicación(Podría interesarle: ¿Cuál es el papel de las TIC en la Educación Superior? Entérese aquí).

En ese sentido, la importancia de las redes sociales para las universidades es evidente cuando se entiende que es uno de los recursos más populares entre la nueva generación de estudiantes, ya que es a través de ellas que generan conexiones con la comunidad que les rodea.

Ahí está la respuesta para generar espacios al servicio de las IES que permitan producir procesos escalables y presentar oportunidades de expansión, todo centrado en modelos diseñados a favor del estudiante. Entonces, ¿Qué acciones se pueden desarrollar para realizar seguimiento, a través de las redes sociales? En primer lugar, identifique las redes más convenientes para su institución y deles una voz oficial. Una vez que lo haga:

  • Comience por monitorear y responder a las solicitudes, necesidades, interrogantes y opiniones de la comunidad educativa.
  • Use los servicios de mensajería instantánea para dar seguimiento a casos concretos, en tiempo real y de manera efectiva.
  • Escale los casos especiales a las autoridades del plantel y asegúrese de que se les de el seguimiento y resolución adecuados.
  • Elabore y entregue informes por corte para conocer el estatus de los casos filtrados, a través de los medios digitales y, en donde se refleje el nivel de interacción que ha tenido cada estudiante.
  • Cerciórese de generar contenidos de interés para su comunidad educativa. Adicionalmente, realice encuestas, sondeos y campañas contra el abandono que le permitan detectar las fallas y dificultades que atraviesan los alumnos.

Todo esto podrá realizarlo con una serie de herramientas que le permitan convertir a su centro de atención al usuario en un entorno reactivo. Esa es la verdadera importancia de las redes sociales para las universidades. Si el estudiante siente el interés y acompañamiento por parte de la institución, usted estará en la capacidad de evitar la deserción universitaria.

crecimiento

Andrés Núñez