Andrés Núñez
Feb 7, 2017 3:27:44 PM

El modelo de Educación Superior cambió por tres factores, ¿ya los conoce?

Latinoamérica viene afrontando cambios en materia de educación desde los años 80. En efecto, a hoy se han logrado mejoras que, aunque con estados de avance diferentes en cada uno de los países, posicionan a la región en un escenario distinto, respecto al contexto mundial.

No obstante, estos avances traen consigo nuevos desafíos. En primer lugar, es preciso revertir la tendencia de expansión desigual; en segundo lugar, los países deben fortalecer sus instituciones para generar producción científica y tecnológica y, en último lugar, estas deben ser más acertadas con las necesidades de la sociedad y el mercado que las rodea.

 

SI MIRAMOS ATRÁS, HACIA LOS AÑOS 90.

Los países latinoamericanos lograron una cobertura del 80 por ciento, e incluso algunos, alcanzaron el 100 por ciento en educación preescolar, básica y media. Con esto hecho, la preocupación se dirigió a alcanzar Educación Superior y crecimiento.

Aunque parecía resuelto, dada la presencia de instituciones públicas, el crecimiento de la demanda dificultó el cubrimiento de la oferta. Sumado a esto, resultados de estudios realizados por la Octe y el Banco Mundial arrojaron que la competitividad de los países estaba dictada por la calidad y alcance de la Educación Superior.

Sin duda, esto generó una dinámica interesante y propicia para fomentar Educación Superior y crecimiento por diferentes vías. Simultáneamente, y pese a esta necesidad, la oferta privada presentó un crecimiento que generó mayor competencia. Ahora bien, estas instituciones empezaron a encontrar dificultades, hacia finales de los 90, para sostenerse por tres factores:

  • El aumento de la competencia por el mercado educativo.
  • El crecimiento de algunos vicios de gestión que trae la academia, pues muchas veces esta ha estado dirigida por personas orientadas al tema académico y no necesariamente la del mercado, al de negocio.
  • Los gobiernos identifican una debilidad en materia de regulación.

Cuando los estándares comenzaron a crecer, la presión se duplicó, no obstante, no se detuvo allí. Arribó un factor adicional: la necesidad de inversión para alcanzar los niveles de calidad requeridos por los gobiernos, de manera sostenible y con un poder de expansión(Lea: Atraer, matricular y motivar, los frentes que debe trabajar para crecer de manera sostenible).

 

Desde Ilumno comenzamos a identificar que estas instituciones tenían los mismos retos, condicionados por:

  • Tener los recursos para responder a las condiciones de calidad.
  • Llegar al mercado con un producto adecuado.
  • Desarrollar la formación de competencias digitales, a través de la educación mediada por TIC.
  • La necesidad de automatizar sus procesos.
  • Contar con un modelo de gestión eficiente.
  • Formar docentes capaces de generar mayores oportunidades de aprendizaje.

 Esto finalmente formó un conjunto de necesidades que, al ser trabajadas de manera eficiente, contribuyen con el avance, el crecimiento sostenible, la reducción de las brechas y el acceso universal a Educación Superior de calidad. 

 

crecimiento

Posts recientes