Blog Andres Nuñez

¿Cómo conectar el aula con los retos de la sociedad 2.0? Aquí la respuesta

Las TIC, producto de la globalización, han traído consigo fenómenos como YouTube, una herramienta que ha cobrado protagonismo en el ámbito educativo. Aunque el video no es un recurso nuevo, las exigencias de la sociedad 2.0 hacen necesaria su integración, desde una perspectiva renovada.

Junto al desarrollo de metodologías como el Aprendizaje Basado en Proyectos, las tutorías o los estudios de caso, se han comenzado a planificar estrategias metodológicas en las que las TIC están jugando un papel esencial.

Este es el caso de los recursos audiovisuales que, al hacer su aparición en la escena, están cambiando las posibilidades y desafíos de la formación en Educación Superior. Y es que los videos tienen una importancia trascendental, gracias a que desarrollan competencias fundamentales para las dinámicas del mundo contemporáneo. (Le interesa: ¿Qué buscan las empresas en un egresado? Este es el nuevo reto de las universidades).

Estamos en una sociedad mediática, por ende, el sistema educativo debe orientarse hacia una mejor comprensión de estos lenguajes y hacia la incorporación de estos medios en el aula. Es más, cada tutor tiene a su disposición las herramientas; será entonces su labor seleccionar las más adecuadas, de acuerdo con el reto pedagógico que enfrenta.

De acuerdo con el Informe de la Sociedad de la Información española, más del 95% de los internautas, entre los 14 y 19 años, se conectan a recursos formativos online. Le siguen, con cerca del 91% de los usuarios, el grupo comprendido entre los 20 y 24 años

La utilidad del video en el aula, radica en la posibilidad de soportar lo que el audio o el texto no brindan: contextualizar situaciones apoyados de un localización espacio-temporal, un discurso y unos recursos determinados. Es un hecho, los individuos aprenden de los medios audiovisuales, aunque con frecuencia se niegue o se ignore este potencial.

En el documento El uso de recursos multimedia audiovisuales para la renovación metodológica, las autoras explican los diez errores más frecuentes que se suelen cometer en el uso del vídeo en el aula, que suponen un punto de partida para la reflexión.

 

ERRORES CONTRA – ARGUMENTO
El video es para verse El video no solo es para verse. El alumno puede ser creador de este recurso
Los programas duran entre 10 y 25 minutos o más Hay videos de pocos segundos, enmarcados en un contexto, que son realmente útiles
El video lo maneja el profesor Existen muchas razones para que los alumnos sean usuarios de videos
Cuando se utiliza el video ha de ser con un objetivo de aprendizaje específico En el contexto de la educación globalizada y las competencias, deja de tener sentido ser tan fragmentados
El video es para utilizarlo en clase Las tecnologías móviles permiten que el alumno pueda utilizarlo en cualquier lugar. El M-learning ofrece oportunidades anteriormente poco valoradas
Los programas se guardan en un sitio concreto del centro o aula La web 2.0 nos permite utilizar la red como un lugar para publicar y compartir sin costes
El video está en cintas o discos El video también esta en la red
El video puede sustituir al profesor El video no puede sustituir la capacidad del docente como comunicador ni docente. Es esencial para que el alumno pueda transferir la información en conocimientos
Los profesores son insustituibles Como se ha comentado, el video no puede sustituir al profesor, pero si nos centramos en ser docentes transmisores de conceptos y no proporcionamos metodologías activas, los alumnos encontrarán en los videos un suplente de la figura docente

                                        Tabla 1: Errores cometidos al usar los videos en el aula. Basado en Bartolomé (2008). 

En conclusión, son más las ventajas que ofrece la utilización del vídeo, no sólo para el modelo presencial, sino también el virtual. Tan sólo un fragmento introduce variedad, permite trabajar elementos no verbales y es un soporte muy cercano para lo alumnos.

Para eso, resulta necesario que los docentes y, las propias instituciones de Educación Superior, conozcan y utilicen las herramientas tecnológicas como aliadas para ordenar y compartir el conocimiento, incluyendo el e-learning.

cta convierta su institución en lider de la educación virtual

Andrés Núñez

Agregar comentario