4 elementos de la Inteligencia Artificial para transformar la Educación Superior

La Inteligencia artificial, también conocida como IA, es quizás una de las disciplinas que más despiertan la imaginación de quienes escuchan sobre ella por primera vez. Esto porque el cine se ha encargado de llevarla más allá, generando misterio y realismo alrededor del tema.

Sin duda el auge del internet, las nuevas tecnologías y la necesidad de manejar grandes cantidades de información se han convertido en un impulsor del término que, vale la pena destacar, no es para nada nuevo.

Aunque no sea muy evidente, la IA está presente en nuestro día a día y la educación no es ajena a ello. En los últimos años, una colección de hardware, software y servicios en línea han logrado traer cambios a las aulas y métodos de enseñanza, pero la verdadera irrupción todavía está por llegar.

La Inteligencia Artificial ha demostrado su rol cambiante, causando transformaciones inimaginables, así que acompáñeme a descubrir esto cómo beneficia a la Educación Superior.

 

¿Qué es la Inteligencia Artificial?

Aunque para 1950 el padre de la computación, Alan Turing, ya estaba lidiando con uno de los grandes dilemas del área de la informática: ¿Acaso pueden pensar las máquinas?, fue hasta 1956 que el informático John McCarthy acuñó la expresión «inteligencia artificial», definiéndola como la ciencia e ingenio de hacer máquinas inteligentes, especialmente, programas de cómputo inteligentes.

En la actualidad, son varias las universidades que se han dedicado a investigar en este campo, sin embargo; son empresas como Google, los gobiernos y otras instituciones las que han invertido grandes cantidades de dinero.

 

Un estudio realizado por la firma de investigación Research and Markets indica que se prevé que la IA aumentará en un 48% durante los próximos cuatro años. El aprendizaje personalizado y el aprendizaje adaptativo se están convirtiendo en grandes jugadores del mercado, y la IA va mano a mano con eso.

 

1. Aprendizaje adaptativo, una solución a la medida.

Por lo general, las instituciones adoptan enfoques únicos para la enseñanza, no obstante; los estudiantes aprenden a diferentes ritmos y sus indicadores de progreso son distintos. Paralelamente, los docentes dificilmente logran identificar y atender a las necesidades educativas de sus alumnos.

Una alternativa para ello es el Aprendizaje Adaptativo, una solución que aprovecha los algoritmos básicos de la Inteligencia Artificial para hacer recomendaciones personalizadas, en materia de recursos de aprendizaje.

¿Cómo es esto posible? El software genera unos datos, llamados eventos de aprendizaje, que permiten identificar las preferencias, objetivos y habilidades de los usuarios para así caracterizarlos y entregarles el contenido adecuado.  

Según expertos en la materia, el aprendizaje adaptativo y la "próxima generación" de entornos virtuales de aprendizaje (EVA), tendrán un gran impacto en la Educación Superior del futuro, puesto que a través de la información arrojada se podrá apoyar la retención de estudiantes, desarrollar intervención oportuna y mejorar la calidad de los programas.

 

2. Creación de contenido personalizado.

Los sistemas basados en la IA han cambiado radicalmente la forma en que interactuamos con la información. Con una tecnología integrada los estudiantes del futuro pueden tener experiencias muy diferentes de investigación.

Gracias a que la IA analiza grandes conjuntos de datos, en cuestión de segundos, las máquinas proporcionan observaciones que no son humanamente posibles de encontrar. Con eso, los profesores y las instituciones serán capaces de generar material que se adapte a las necesidades de sus cursos específicos y, aún más importante, de sus estudiantes.

 

3. Recordatorios y preguntas frecuentes.

Al igual que con las recomendaciones, la IA puede enviar a los estudiantes recordatorios o notificaciones sobre plazos de entrega, eventos o tareas sin completar.

Mientras que los tutores continúan con la planificación y análisis de los contenidos y materiales, los chatbots pueden responder a preguntas repetitivas y genéricas. Dada su naturaleza bidireccional invitan a los estudiantes a participar en conversaciones, con lo cual sienten que están recibiendo atención personalizada.

 

4. Transformación del rol docente y bienvenidos los tutores IA.

Aunque existe un temor latente entre la comunidad docente, la IA no reemplazá esta figura, más bien, será un complemento a su labor. Ya existen algunos programas de tutoría basados en inteligencia artificial que ayudan a los estudiantes con fundamentos de matemáticas y escritura, entre otras habilidades básicas.

Incluso, la IA puede asumir tareas como la calificación, lo que le permitirá a los tutores administrar mejor sus tiempos.

 

Aunque la Inteligencia Artificial está ganando terreno en el sector educativo, aún tenemos un amplio camino por recorrer. Enfoques emergentes como la educación basada en competencias requerirán formas más sofisticadas de inteligencia artificial para evaluar la adquisición de habilidades concretas, como el modelado 3D y creación de prototipos. Lo invito a descubrir cómo dar el primer paso hacia la consolidación de una universidad digital.

 

Para leer después:

CTA recursos tecnológicos para Educación Superior

Posts recientes

× CTA